.

.

.

.

Una de las estrategias de resistencia de la población palestina frente la ocupación israelí es el boicot a productos israelíes, en especial aquellos producidos en los asentamientos judíos en territorio palestino. Activistas palestinos proponen como alternativa el consumo de productos palestinos.

Cooperativas de mujeres se han organizado para producir  y generar ingresos, tan necesarios en la difícil economía familiar. Mostramos las cooperativas de catering de comida tradicional palestina, con servicio a domicilio  en Ramallah,  y la producción de jabón de aceite de oliva, cerca de Nablus.

La generación de ingresos representa para estas mujeres un empoderamiento más allá del ámbito económico. Aseguran que desde que aportan ingresos económicos, sus opiniones son más escuchadas dentro el ámbito familiar, no sólo por parte del marido, sino también de los mismos hijos.

La cooperativa de fábrica de jabón  compite en el mercado con los jabones de Israel, a pesar de las dificultades a raíz de que Israel controla el 93% de los recursos hídricos, la entrada de materias primeras, y la totalidad de las carreteras.